La inspiradora historia de una humilde anciana que logró graduarse de la primaria a los 81 años

Sin duda las ganas de ser mejor día a día no se quitan con la edad.

Las personas siempre buscan aprender cosas nuevas y demostrarse a sí mismas que pueden con todo lo que se propongan.

Recientemente circuló la noticia de que una mujer que tiene 81 años recién terminó con sus estudios de educación primaria.

Ella tiene 81 años, pero esto no le impidió cumplir su sueño.

Ernestina Díaz vive en Chihuahua, México, es originaria de la sierra tarahumara, y acaba de recibir su diploma por concluir la primaria, sin duda ella es un gran ejemplo para todos en su comunidad.

“Ojalá que Dios le conceda salud y vida para disfrutar su logro”, comentó un internauta.

Nada la detiene, pese a la pobreza

Ernestina estudió en el INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos), una institución que se dedica a ofrecer educación y alfabetización a adultos de diferentes zonas de México.

La institución felicitó a Ernestina y así es como su historia de perseverancia y dedicación se hizo viral.

Es muy dedicada en sus lecciones

“Las historias como la de Ernestina Díaz son las que nos impulsan a seguir ampliando los lugares a los que llevamos nuestros servicios y a fortalecer los programas para así llegar a todos los mexicanos que no tuvieron acceso a una educación cuando eran menores”, twitteó el INEA.

Por su lado la SEP (Secretaria de Educación Pública) también felicitó a Ernestina en sus redes sociales y la reconoció como un verdadero ejemplo de fortaleza y dedicación.

La mujer se ha convertido en todo un ejemplo a seguir

Además Ernestina declaró que está muy contenta por su logro personal, pero lo que en realidad la entusiasma el poder enseñarle a los niños de su comunidad todo lo que aprendió, para que así ellos puedan tener un mejor futuro.

“Estas son las mujeres que necesitamos: soñadoras, fuertes, comprometidas con sus sueños y también con su país, ¡qué orgullo!”, comentó un internauta.

Ernestina comentó que tiene todas las intenciones de continuar con los estudios de educación secundaria, cosa que seguramente logrará gracias a su disciplina y entusiasmo.

Vive feliz junto a su esposo, dedicándose al campo

Sin duda Ernestina es el mejor ejemplo de que tener sueños es muy importante, y que es más importante enfocar esos sueños en ayudar a otras personas, seguramente su comunidad le agradecerá el entusiasmo que tiene por brindarle a los niños un futuro más prometedor.

Comparte esta nota para que muchas personas conozcan la historia de Ernestina y los inspire a cumplir cada uno de sus sueños con fortaleza, empeño y dedicación.

Deja un comentario