Pareja lleva a término embarazo de una bebé con trastorno cerebral fatal para poder donar sus órganos a otros bebés

Krysta Davis y Derek Lovett son una pareja con fortaleza que vive en Tennessee. Apenas a sus veinte se enteraron de que su bebé tenía una enfermedad llamada anencefalia en la semana dieciocho del embarazo de Krysta.

Krysta más adelante comentaría que ella sabía que algo andaba mal con su bebé en gestación, pues una enfermera comenzó a actuar de forma extraña en uno de sus exámenes.

Los médicos explicaron a la pareja que el diagnóstico era mortal, pues los niños que nacen con esta enfermedad no tienen porciones del cráneo ni del cerebro.

La joven madre en gestación conoció de primera mano el dolor de perder un hijo, ya que en el 2017 tuvo una pérdida ocasionada por el síndrome de ovario poliquístico.

Los médicos recomendaron dos caminos que tomar: inducir el parto de inmediato o llevar a término el embarazo para que los órganos de la bebé pudieran donarse a otros bebés que los necesitaran.

Krysta y Derek no tuvieron que sopesar las dos opciones, de inmediato supieron que querían estar con su bebé durante la mayor cantidad de tiempo posible.

El nombre que escogieron para ella fue Rylei. Krysta disfrutó de cada momento de su embarazo, mientras la bebé daba pataditas y se movía dentro de su cuerpo.

Luego de 40 semanas y dos días, Rylei nació en Nochebuena.

Los médicos advirtieron a la joven pareja que los bebés con anencefalia no sobreviven por más de 30 minutos luego de nacer, pero Rylei era fuerte y aguantó por una semana; falleció en el último día del año.

Krysta luego contó para los reporteros lo maravillosa que era Rylei, la forma en la que siempre tenía una sonrisa en su rostro y apenas lloraba.

Los dos permanecieron con ella cada día en el hospital, una vida entera de amor en una semana.

A su muerte, Rylei salvó la vida de otros bebés.

Las dos mitades de su pequeño corazón las dieron a otros niños mientras que sus pulmones los entregaron a un hospital de investigación especializado en tratamiento para anencefalia.

Aunque la historia de Krysta y Derek es triste, no es la única en su tipo en todo el mundo. Incontables parejas tienen que atravesar la pérdida debido a enfermedades mortales cada año.

Para ayudar a mitigar el gran vacío que sienten estos padres, la enfermera retirada Nancy Sawyer creó el Garden of Sleeping Angels (Jardín de los ángeles durmientes), un monumento lleno de estatuas de ángeles de cerámica para darle a los padres un lugar donde poder lidiar con su pérdida y sanar las heridas del fallecimiento de un hijo.

¿Qué opinas de que Krysta llevara el embarazo de Rylei a término de modo que sus órganos pudieran donarse para salvar a otros bebés? Cuéntanos qué opinas sobre esta conmovedora historia en la sección de comentarios.

Deja un comentario