La dolida mamá de Norberto Ronquillo se despide de su hijo con un desgarrador ruego de justicia

Norelia Hernández, mamá de Norberto Ronquillo Hernández, hallado sin vida el 10 de junio en Xochimilco tras haber sido secuestrado, dijo que espera que el gobierno haga justicia y que este caso no se vuelva a repetir en el país.

En este articulo leerás con detalle qué sucedió con el estudiante de 22 años y lo que exige su madre luego de transcender su muerte.

EL SECUESTRO Y HALLAZGO DEL CADÁVER

La noche del martes, 4 de junio, Norberto Ronquillo Hernández fue secuestrado en Ciudad de México, al salir de la Universidad del Pedregal.

Poco después, su familia se enteró de lo sucedido a través de una llamada efectuada desde el teléfono de Norberto y los secuestradores pidieron una suma de dinero para liberarlo.

Horas después, se realizó la denuncia a las autoridades y se pagaron 500.000 pesos mexicanos, dinero que se entregó frente a un autolavado, en la colonia Cafetales.

Norberto sería liberado en Canal de Chalco, donde sus seres queridos lo esperarían. Sin embargo, nunca apareció.

Las autoridades se mantuvieron investigando, pero, el sábado por la noche, una llamada anónima al número de emergencias informó la ubicación del cadáver de Norberto.

La madrugada del domingo, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó que fue localizado en Xochimilco, el cuerpo sin vida del estudiante.

De acuerdo con información de Notimex, el estudiante tenía entre 3 a 5 días muerto al momento de haber sido encontrado.

UNA MADRE DEVASTADA PIDE JUSTICIA

Este caso, uno más de los cientos de secuestros de los que nadie habla, enlutó a la nación y obligó a la familia del joven a pedir justicia ante los medios.

Entre lágrimas, Norelia Hernández pidió a las autoridades hacer justicia frente al caso de su hijo y los muchos otros que surgen.

“Que de aquí en adelante pongamos más atención, las autoridades pongan más atención, para que esto no suceda”, mencionó a la prensa, frente a las instalaciones del servicio Forense.

“Las autoridades deberán hacer su trabajo y, nosotros, como ciudadanos, exigirles que lo hagan bien. El temor es que esas personas vuelvan a cometer el mismo ilícito… es cuando le corresponde a la autoridad hacer algo”, añadió la madre.

Pese a que Norelia admitió que no siente rencor hacia los asesinos de su hijo, sí anhela que se haga justicia para que no vuelva a suceder el mismo tipo de crimen.

“No hay rencor en mi corazón. Le pedí a Dios que me lo devolviera, nunca me opuse a su voluntad, y él me lo devolvió de esta manera, por qué, no lo sé, pero su muerte no será en vano”, afirmó la madre.

Su razón de estar en la capital dio un giro completamente inesperado.

“En un momento desfallecí porque yo venía a recoger el diploma de mi hijo, el certificado de su licenciatura. Ahora, me llevo un certificado de defunción y no se vale”, resaltó entre llanto.
Para concluir, agradeció a Dios por haberle dado a su hijo durante 22 años.

“Le doy gracias a Dios por estos 22 años que me lo prestó, me siento orgullosa porque creo que mi Dios no me hubiera escogido para ser la madre de un ángel terrenal, porque eso era mi hijo, un ángel terrenal. Ahora es un ángel del cielo.»

Deja un comentario