Amante del novio llega a su boda luciendo un vestido de novia

Cuando hablamos de bodas, existen miles de cosas que tenemos que planificar. Cosas como los vestidos o trajes, la comida, el cortejo e incluso, la música que deseamos escuchar ese día.

Sin embargo, una de las cosas más importantes que tenemos que planificar ese día, es la lista de invitados.

Supuestamente el día de la boda de una pareja, son las 24 horas más importante de sus vidas,.

Las horas en que demuestran verdaderamente el amor que sienten uno por el otro y debido a eso, invitamos a los amigos más cercanos a nosotros y a nuestros familiares.

Después de todo, éstas personas son las responsables que la boda sea impresionante, inigualable e inolvidable.

Lamentablemente, en algunos casos, estas no son las únicas personas que se presentan en ese día tan especial.

En este caso, la amante del novio se presentó luciendo un vestido un poco peculiar, un vestido de novias.

Un Invitado Inesperado

No hay mejor sensación para los novios que al caminar hacia el altar, veamos a la persona con la que decidimos pasar el resto de nuestros días parado.

Esperándonos con una gran sonrisa. Sin embargo, estos novios no se imaginaron lo que ocurriría en su día especial.

Ellos estaban listos para pronunciar sus votos, cuando de repente, apareció alguien entre la multitud.

Las puertas de la capilla se abrieron de golpe y apareció una mujer vestida con un vestido de novia.

Todo pensaban que la misteriosa “novia” se había equivocado de iglesia, pero eso no era cierto, ella se encontraba en el lugar correcto.

Mostrando Su Rostro

Mientras la misteriosa “novia” caminaba en dirección al altar, los invitados simplemente se quedaron viéndola con curiosidad.

Algunos no tenían idea de lo que estaba sucediendo, otros pensaron que la chica se había equivocado de iglesia.

Pero un pequeño grupo, se enfureció al saber que la chica había decidido aparecerse en la ceremonia.

Nadie pensó que la chica sería lo suficientemente valiente para presentarse ahí y hacer lo que estaba a punto de hacer enfrente de todos los invitados.

Uno de los padrinos de boda se dirigió hacia la chica y trato de sacarla de la iglesia. Ella estaba muy enfadada y su reacción fue de cierta forma, muy agresiva.

Un Descubrimiento

Por la reacción de la “novia”, todos supieron que la chica no había venido en son de paz. Ella no se iría de allí sin buscar una pelea y revelar su secreto.

Claramente ella tenía unos sentimiento muy fuertes por lo que estaba sucediendo.

Todos deseaban que la misteriosa chica se fuera, en especial el novio, aunque su razón era muy diferente a la de los demás invitados.

Una de las damas de honor, intento ayudar a uno de los padrinos a sacar a la “novia”, pero en ese momento, la chica reveló el motivo de su visita.

Según la “Novia”, ella era la amante del novio y no estaba muy contenta con que “su novio” se casara con otra mujer que no fuera ella.

Debido a eso, decidió comprar un vestido de novia y mostrarle a la novia quien era verdaderamente la chica que debía de casarse ese día.

¿Como Pudiste?

Cuando la chica reveló quién era realmente, la capilla se quedó en completo silencio.

En un par de segundo, la ira de los invitados y de la novia, no estaban dirigido hacia la misteriosa chica que había irrumpido en la iglesia, sino más bien, hacia el novio.

Nadie podía creer como este chico había engañado a su futura esposa.

No había forma de desmentir lo que la “novia” afirmaba, ya que nadie veía una razón lógica para la acción que decidió tomar la chica ese día.

Durante todo este tiempo, la novia simplemente se quedó parada inmóvil, sin poder decir nada al respecto.

Dado que actuaba con mucha calma, varios de los invitados pensaron que capaz la novia sabía del romance que tenía su novio con esta chica.

Admitiendo La Relación

La amante no podía haber escogido un mejor día, lugar y momento, para destrozar la vida de su novio, pero eso era precisamente lo que ella deseaba.

La “novia” necesitaba que le creyeran lo que estaba diciendo y supo que la mejor manera de hacerlo era en la capilla.

Ella deseaba que todo el mundo supiera que el novio no era la persona que creían y le era infiel a su futura esposa.

El novio por otro lado, no tenía a quien culpar. Si no deseaba que todos sus amigos y seres queridos los juzgaran por acostarse con otra mujer, no tuvo que haber engañado a su futura esposa en primer lugar.

Deja un comentario